“La culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote”, reza el dicho popular. Frase que viene “como anillo al dedo”, en la actual situación política que vive el país.

No es la primera vez que lo decimos, pero tenemos que repetirlo: todos, absolutamente todos, los planes desestabilizadores y golpistas que se han producido -en estos diecinueve años contra la Revolución bolivariana-, tienen el sello Made in USA.

Clinton, Bush, Obama y Trump, demócratas y republicanos, han coincidido en la formulación y ejecución de dichos planes. Violando –de tal manera-, el derecho internacional e irrespetando las más elementales normas de relacionamiento entre naciones establecidas en la Carta de las Naciones Unidas, la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, para solo citar esos tres instrumentos diplomáticos.

Los principios de respeto, soberanía, libre determinación, autonomía e independencia han sido violados por los gobiernos del Imperio estadounidense.

Para la ejecución de dichos planes han diseñado variadas estrategias. Desde la creación de “dirigentes monigotes” como es el caso de María Corina y los “chicos” de Primero Justicia y Voluntad Popular, hasta el reconocimiento sin ningún recato del papel de conductor de los mismos.

“A confesión de parte relevo de prueba”, reza, asimismo, una máxima jurídica.

Como se recordará el pasado lunes 8 del presente mes, el Vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence, se presentó ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). En su discurso giró las instrucciones que su gobierno se ha propuesto adelantar con el propósito de derrocar el Gobierno del Presidente Obrero Nicolás Maduro.

Demostrando una enorme ignorancia, pidió que se suspenda a Venezuela como miembro de dicha organización hemisférica. Se le olvido que Venezuela ya solicito su salida de ese “ministerio de colonias”.

Solicitó, asimismo, que los países miembros de la OEA revoquen las visas a los funcionarios del gobierno, con lo cual se violarían todas las normas y acuerdos internacionales vigentes.

Acuso a Venezuela de ser un narco-Estado, por lo que su gobierno estaba tomando medidas para eliminar a “narcotraficantes y terroristas”. Mayor cinismo imposible. El mundo entero sabe que el país de más alto consumo de droga son los Estados Unidos y, si usted revisa la prensa de esa nación y la internacional, no conseguirá nunca una información que dé cuenta sobre la aprehensión de algún narcotraficante, mucho menos, del decomiso de un cargamento de drogas en los Estados Unidos.

Nos acusa de terroristas. Aquí sí es verdad que la mentira no tiene parangón. “Cachicamo diciéndole a morrocoy conchudo”. Quienes han llenado el mundo de células terroristas, quienes han exportado y establecido en el mundo prácticas terroristas, acusan a otros de lo que ellos hacen.

Pidió, asimismo, el alto funcionario del gobierno norteamericano que se hiciera rendir cuenta al Presidente Maduro por “destruir la democracia venezolana”. Cuanto desearían los gobernantes de esa nación tener un modelo de democracia como el nuestro.

Y por si esto fuera poco, el mismo Vicepresidente del Imperio, declaro dos días después que: “vamos seguir nuestros esfuerzos para aislar a Venezuela económicamente”.

“Vamos a seguir”. Confesión más clara y abierta de que la iniciaron no se encontrará.

Y qué significa “aislar económicamente”. Simplemente impedir que una nación tenga acceso al comercio y las finanzas internacionales. Y, no otra cosa es lo que hemos llamado: guerra económica.

Mayores evidencias de injerencia en los asuntos internos de una nación, no se encontrará en la historia de la humanidad.

Se equivoca, nuevamente, el gobierno imperial. Sus amenazas tenemos diecinueve años enfrentándolas. Son como los “perros que ladran pero no muerden”.

Con la mayor valentía, con el mayor estoicismo y heroicidad el pueblo venezolano ha resistido las amenazas y acciones violentas, desestabilizadoras y golpistas que el imperio, de manera directa o a través de sus adláteres nacionales ha instrumentado contra el Gobierno Bolivariano y Revolucionario.

El 20 de mayo daremos una nueva demostración de verdadera democracia.

Es el día de la dignidad.

@HugoCabezas78

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here