Nuevas formas de golpe de estado

0

Hay quienes todavía no entienden que, con el advenimiento del siglo XXI, en algunos países del hemisferio, se fue constatando que nuestras Fuerzas Armadas ya no eran las mismas a las que se habían formado en la Escuela de las Américas (Panamá) o en el Colegio Interamericano de Defensa (Washington D.C).

Que son otras: con nuevos ideales, con una nueva visión de la vida y del ser humano, con sentido de Patria. Que es una Fuerza Armada a la que las injusticias sociales, las desigualdades y la inequidad no le son ajenas. Una Fuerza Armada a la que el pueblo no le es extraño, sino que, sabe que es parte de él.

Una Fuerza Armada, inundada de estos nuevos valores, ya no es útil para los sectores de la extrema derecha, nacional e internacional.

Por ello han ideado y puesto en marcha nuevas formas de desestabilización política. Las maniobras palaciegas y los acuerdos políticos hicieron posible la implementación de nuevas formas de golpe de Estado: el poder judicial y los parlamentos han sido las instancias a través de las cuales han venido logrando su propósito.

Y, donde el Imperio no ha podido imponer sus designios (como es el caso de Venezuela) ha recurrido a la implementación de medidas coercitivas y unilaterales, como una nueva forma de golpe de Estado.

Criminal es el bloqueo, unilateral y arbitrario, que a través de “las sanciones” -de Obama ampliadas por Trump-, nos han impuesto el imperio y sus adláteres. Nos han imposibilitado realizar las transacciones comerciales necesarias para satisfacer las demandas de alimentos y productos farmacológicos y médico-asistenciales, que demandamos los venezolanos.

Pero, no contaba el Imperio con la firme decisión del Presidente Nicolás Maduro de enfrentar esta situación y revertirla. Para lograrlo, ha propuesto-y se está implementando-, el Plan de Recuperación Económica y Prosperidad. Sus resultados, a pesar del corto tiempo, los venezolanos ya notamos.

El Imperio estadounidense en su plan de sobrevivencia necesita recobrar su poder hegemónico. Y, para lograrlo ha desplegado todo su poder. Por lo que, no le importa si con esta decisión se reducen –aún más- las posibilidades de los países en desarrollo de alcanzar beneficios por su participación en el sistema económico internacional. No le importa que en nuestros países aumenten las injusticias sociales.

Pero, con el pueblo y el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, se volvió a equivocar. No valoró que somos una Patria decidida a vencer las dificultades, por complejas que estas sean, y salir adelante con dignidad.

@HugoCabezas78

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here